greenroofs.com logo
 

    

NEWS     BLOG    EVENTS   JOBS   MARKETPLACE    INDUSTRY    PROJECTS   TV    GREENROOFS101   DIRECTORY 

VIRTUAL

in the news

Back to Guest Features

June 2015
guest feature article

 
Huertos Verticales Escolares -
el ejemplo de éxito en Barcelona

 

Por Marc Grañén, paisajista artístico y creador de PhytoKinetic
6/26/15

Fotos son cortesía de Marc Grañén.


En 2013 and 2014 huertos verticales escolares fueron construidos en Barcelona en: Sadako, Drassanes, La Pau, Patronat St. Domènech, Pau Vila, Monserrat, Jujol, Cervantes, y M. Bleach

Con el apoyo del departamento de medio ambiente del Ayuntamiento de Barcelona y School Agenda 21, en colaboraci
ón de Obra Social La Caixa

Publisher's Note:  See this article in English.

Designer Marc Grañén and Barcelona school children in front of their new vertical garden.

INTRODUCCIÓN

Indiscutiblemente, en las ciudades necesitamos más espacios verdes.  Y a pesar de que en ocasiones nos esforzamos en construir y preservar parques, jardines y pequeños bosques urbanos, nuestra población crece tan descontroladamente como, a veces, el poco sentido común.  Esta es una realidad que hoy en día mucha gente la tiene presente, y contra la que, afortunadamente vamos luchando contrareloj para recabarla tanto como podamos, pues cada vez somos más los que trabajamos desde diferentes sectores de la Sociedad, para ponerle remedio.

Así, las energás renovables, la construcción eficiente, una gestión responsable de los residuos, así como también de los espacios públicos y las vías de comunicación, resultan ser pilares imprescindibles para levantar y reforzar un futuro de equilibrios y harmonías, donde el reencuentro con la Naturaleza es el eje principal.

Y el camino a seguir para alcanzar esta meta esperanzadora, pasa ineludiblemente por las escuelas, pues son los más pequeños quienes crecen absorbiendo como propio aquello que los adultos les transmitimos y lo que el entorno les enseña directamente.

Niños disfrutando de su recién estrenado huerto vertical en la escuela Sadako, de Barcelona. Marc Grañén, con sistema Babylon.

Por tanto, si la relación de simbiosis entre el entorno más próximo y las aulas resulta ser algo cotidiano, nuestras pequeñas generaciones crecerán dando por hecho que el tener plantas y ecosistemas vivos y ricos cerca resulta ser la norma, lo que debe ser; y no al revés, como hasta ahora.  Resulta imprescindible que nutramos nuestras calles, todas ellas, de más árboles y plantas arbustivas.

Debemos conseguir que los balcones y los tejados tengan aerogeneradores, paneles solares y espacios ajardinados.  Debemos conseguir que el jilguero, el herrerillo, el verderón, el halcón y la abubilla se dejen ver más que los neones y las luces del tráfico.  Hacen falta muchas más flores en las aceras, mariposas en los semáforos, y debemos dejar de llamar “malas hierbas” a tantas que no conocemos y hemos apartado de nuestra Vida por no saber darles una utilidad.

Así pues, cuando los niños asumen como propio el hábito diario de cuidar las plantas que nos dan frutos y nos hacen más rica la existencia, todo empieza a tomar otra dimensión, que nos permite valorar muchos otros aspectos funcionales de la convivencia con el Verde.

Y para que ello sea posible, evidentemente nos hace falta poder contar con espacios lo bastante amplios de los que desafortunadamente muchas escuelas ni espacios públicos no disponen,y que nos fuerzan a buscar y encontrar alternativas tangibles y próximas: las paredes.

Podemos vestir en vertical cuando no hay espacio horizontal, dando lugar a innombrables jardines de exuberancia y belleza que hacen empequeñecer a muchos otros por los que paseamos a menudo.  Las paredes vegetales han resultado ser una solución práctica y muy inteligente frente a la creciente necesidad de este reencuentro con la Naturaleza en entornos urbanos.  Las plantas se acostumbran con mucha facilidad, y encuentran nuevos espacios donde poder crecer y lucir sin ser pisadas o maltratadas, a la vez que acogen numerosas especies animales que enriquecen el nuevo jardín, creando ecosistemas del todo insospechados allí donde hasta entonces sólo había ladrillos y hormigón.

De esta forma, aves, anfibios y muchos invertebrados encuentran nuevos refugios, muy cerca de nuestras vidas, permitiéndonos ser testigos privilegiados de sus ritmos vitales.

Así, una vez hemos asimilado el jardín vertical, hacerlo funcional además de hermoso, ya es la guinda que nos faltaba.  Me refiero a los huertos verticales; comernos y cocinar todo aquello que la Naturaleza nos ofrece, y que nosotros hemos verticalizado.

De hecho, sólo nos cabe pasear un poco por nuestros bosques y laderas rocosas para descubrir multitud de paredes vegetales naturales, donde las higueras, helechos, musgos y otras especies crecen en absoluta perpendicularidad con el suelo, incluso a veces, a contrapendiente.

Las plantas nos demuestran cómo son de audaces y capaces, a la par que oportunistas; se adaptan y crecen vigorosas, como si la gravedad no las afectase para nada.  Del todo ajenas al vértigo, trepan buscando la luz, orgullosas de su nuevo hábitat del que nosotros no podemos sino copiar lo que la Naturaleza ya nos muestra por sí misma.

Así, trasladamos al modelo urbano, todo lo que nos remite al original, y lo adaptamos a nuestras necesidades y conveniencias, con la esperanza que dicho reencuentro nos ayude a aprender a aprender; a saber cada día más sobre lo que hasta hoy creíamos exclusivo del mundo rural.

Cultivar un huerto en un balcón, terraza o patio de escuela, afortunadamente ya empieza a ser algo habitual, proyectándonos hacia un futuro social cooperativo y participativo.
 

LAS ESCUELAS

Y aquí, en las escuelas, es donde nos encontramos ante una combinación de factores inmejorable, pues el atractivo innato que la vegetación despierta en nosotros, se arraiga con fuerza ante el interés natural de los más pequeños, que azuzados por sus maestros ilusionados y con ganas de cautivar, piden saber más de todo, con ganas de experimentar nuevas sensaciones y abrir su conocimiento a percepciones nunca antes soñadas.

Izquierda: Huerto vertical en la escuela La Pau; Derecha: Sesión educativa con los niños en la escuela Drassanes, ambas de Barcelona.

Los niños son perspicaces y audaces, sedientos de conocimiento, y piden saber el porqué de cada vez más situaciones y fenómenos, fruto de la cinética que nosotros mismos imprimimos en sus vidas.  El conocimiento nos atrapa y nos empuja hacia una expansión cada vez más interdisciplinar, cada vez más multisensorial.  Y desde los centros se trabaja con intensidad e ilusión para una escuela que se abre a su entorno, tomando el propio centro como espacio de aprendizaje dinámico, capaz de transmitir conocimiento y experiencia al barrio y a la ciudad, que debe crecer con un criterio sostenible y racional.

Es a través del trabajo cooperativo y el intercambio de conocimientos que se alcanzan nuevos retos de futuro, con un intenso programa consciente del presente.  Alumnos y maestros proponen y proyectan en común, se comunican, interactúan y se abren a nuevos escenarios, aprovechando cualquier nuevo concepto para trabajar proyectos específicos que acaben siendo interdisciplinares.

La mejor recompensa: después de haber criticado abiertamente la inutilidad de tener flores en el patio de su escuela, Gerardo busca la intimidad para comprobar que todo lo que le había explicado antes era cierto. Premio; este es el mejor de los ejemplos.

Por lo tanto, un proyecto sencillo de aproximación a la jardinería, se acaba convirtiendo en un aula abierta donde poder trabajar volúmenes, geometría y aritmética; crear talleres artísticos, diseñar nuevos retos de tecnología y áreas sociales, así como también gramaticales.  Desde un principio, todos los alumnos han mostrado un interés extraordinario por lo que les iba a instalar en su patio, pidiendo incluso poder participar en su diseño.

Y así, casi sin pensarlo, se han descubierto a sí mismo pintando y recortando a escala real los módulos constituyentes del huerto vertical, y han calculado su superficie, mientras se cuestionaban aspectos técnicos de su instalación.

Y ahora que los huertos ya visten las paredes de sus patios, lo tocan, lo huelen, lo sienten y lo viven; se aprenden los nombres de las especies vegetales y animales que lo colonizan y que tantos beneficios les aportan.  Se llenan los sentidos con las fragancias que las hojas y las flores del curry o la menta, el tomillo, romero y orégano les puedan ofrecer; y prueban y se refrescan la boca con el perejil y el hinojo o la estevia, mientras contemplan el espectáculo de las mariposas atraídas por la ruda o la salvia.  Aprenderán con qué plantas cocinar y con qué otras podrán vivir más y mejor.  Siempre desde la realidad de un nuevo entorno más rico, diverso y saludable, que les proporciona una mejor calidad de Vida.

Observarán los pájaros y estudiarán sus hábitos; aprenderán a ahorrar agua con el riego por goteo y los sensores de lluvia; y sus ojos se enriquecerán con la variedad cromática que les regalarán las estaciones.

Es decir, crecerán más sabios, viviendo y asumiendo la experiencia del huerto vertical como algo habitual y cotidiano, que les aporta conocimiento y experiencias compartidas, trabajando desde una metodología adaptada al tempo que palpita desde la calle, como si de una red social se tratase, aprovechando los conceptos futuribles en forma de herramientas educativas, allí donde los educadores puedan ver un taller de matemáticas, ciencia, lengua…

La ilusión compartida hace que la adaptación del alumno frente a lo que es nuevo, se refuerce con un proyecto que estimula su imaginación y potencia la creatividad en cualquier ámbito de aprendizaje.

Crecerán conociendo y respetando su nuevo huerto vertical, hecho que los llevará a querer y respetar su entorno más inmediato, ampliándolo a medida que crecen y se desarrollan como personas, en círculos cada vez más globales, reforzando y arraigando en su interior los conceptos de biodiversidad y crecimiento sostenible que aprendieron en la escuela.

Marc Grañén, paisajista artístico y creador de PhytoKinetic

ANEXO I

La estructura vegetal escogida para todos los proyectos escolareas en Barcelona es Cages Babylon® ya que su sistema modular se adapta fácilmente a diferentes geometrias de los
patios de las escuelas, permitiendo que cada centro educativo tenga su propio diseño.  Además, estos sistemas hacen ideal para el cultivo de cualquier especie vegetal para uso doméstico.

Fue elegido porque su instalación y posterior montaje es bastante práctico y compatible con el espacio elegido, al tiempo que permite crear diseños audaces y dinámicas propuestas por los propios niños.  Clavado directamente en la pared, las estructuras de las plantas cuentan con guías de metal galvanizado que se corrigen longitudinalmente en filas paralelas, y donde las jaulas en macetas se cuelgan listo para crecer.

Se trata de estructuras de goma de nylon reticular galvanizado de 10 cm de ancho, 100 cm de largo y 50 cm de alto, con una sola abertura situada en la parte superior, donde la caja ha insertado con una bolsa de tela permeable que se llena con una mezcla de orgánico sustrato que tiene 15% de copos de espuma hidropónicos que aumentan con el rendimiento agua.

Todo está regado por un programador automático con baterías conectadas a una electroválvula que alimenta tubos de goteo Techline, que pasan a través de la parte superior de los gaviones, dejando caer agua suficiente para el riego.  Un sensor de lluvia desactiva el riego automático cuando llueve.

ANEXO II

Especias de plantas que encontramos en los huertos verticales escolares enBarcelona:

-Tomillo, Thymus vulgaris
-Romero, Rosmarinus officinalis
-Salvia, Salvia atropurpurea
-Lavanda, Lavanda officinalis
-Santolina, Santolina spp.
-Fresa, Fragaria vesca
-Perejil, Petroselinum crispum
-Valeriana, Valeriana officinalis
-Naranja, Melissa oficinalis
-Hinojo, Foeniculum vulgare
-Orégano, Origanum vulgare
-Ajedrea, Satureja montana
-Ruda, Ruta graveolens
-Lirio Azul de Lino, Dianella tasmanica
-Estevia, Stevia rebaudiana
-Menta, Mentha spicata
-Hiedra Uva,
Parthenocissus tricuspidata

Proyecto de ciencia en su huerto vertical, en la escuela Drassanes de Barcelona.
Marc Grañén, con sistema Babylon.

Publisher's Note:  Gracias a Marc por haber participado en nuestro Greenroofs & Walls of the World™ Virtual Summit 2015 ~ Connecting the Planet + Living Architecture con su video Inspiration Nook de 3-minutos "Urban and Social Needs of Green" (Necesidades Urbano y Social del Verde - en  inglés) e igual en nuestro segundo Greenroofs & Walls of the World™ Virtual Summit en 2013.

Asegúrense de ver esta hermosa y perspicaz 2013 vídeo "Phyto Kinetic: Gardens in Movement" (Phyto Kinetic: Jardines en Movimiento - en inglés) en nuestro canal en YouTube.

Marc Grañén es paisajista artístico (visitar su websitio) y creador de PhytoKinetic.

PhytoKinetic bus por Marc Grañén.

Tengo 41 años, y me considero ante todo, amante incondicional de mi familia, principal fuente de inspiración, junto a la naturaleza. Vivo en Bescanó, cerca de Girona y me gusta devorar la vida desde una perspectiva holística. Tener la necesidad fisiológica de dormir se me antoja un gran inconveniente aprendí el oficio de jardinero a los 18 años de una forma absolutamente autodidacta, y desde entonces me quedé enganchado al mundo de las plantas y todo su entorno. Con los años aprendí a transformar los espacios en pequeños paisajes, hasta llegar a vincularlos siempre con el arte.

Hace dos años creé phytokinetic, la primera y única patente mundial para ajardinar vehículos. Ahora ya tengo 9 vehículos hechos, 7 representantes en todo el mundo y 5 proyectos en marcha. Nunca desperdicio una ocasión para vegetalizar paredes, cubiertas y tantos otros elementos que se me ocurran, como duchas, cuadros, luces, bancos, vallas… Me han encargado obras públicas donde aprovecho siempre para crear espacios de paisajismo integrativo: es decir, recrear el paisaje natural del entorno, incluyendo la especie humana. He sido invitado tres veces a china el año pasado para crear esculturas y otras obras de arte.

Desde 2013 el Ayuntamiento de Barcelona me encargó la creación de un proyecto pedagógico a partir de huertos verticales escolares, habiendo hecho ya más de diez, el último hace tres días. He diseñado y empezado la construcción de una casa ecológica, así como un muro vegetal en espacio público , regado con aguas recicladas, para el Ayuntamiento de Barcelona. también soy representante de World Nature en Girona. He publicado numerosos artículos en revistas especializadas, y se han citado mis trabajos en publicaciones de todos los continentes. Y hasta una compañía de telefonía mobil ha tomado mi ejemplo y a mí mismo para una campaña audiovisual en YouTube. He participado y dado charlas en varios congresos y jornadas, incluyendo ésta.

Contactar Marc: marcgranen@gmail.com o http://phytokinetic.net/.


The opinions expressed by our Guest Feature writers and editors may not necessarily reflect the beliefs of Greenroofs.com, and are offered to our readers to simply present individual views and experiences and open a dialogue of further discussion, debate and research.  Enjoy, and if you have a particular comment, please contact the author or send us an email to:  comments@greenroofs.com.

 

 

 

 

 

 

 

Ad: American Hydrotech

 

 


 

 

 

 

 

 

 

1-800 Number Service - Free Trial!

 

 

 

 

 

 

 

SPONSORS

 
American Hydrotech logoBarrett Company logoCarlisle logoFirestone Building Products logoLiveRoof logo
 
rooflite logoRoofmeadow logoTremco logoVegetal iD logoZinCo USA logo